Colaboraciones: El equipo terapéutico en patologías mentales graves

[Por María del Pilar Nieto Degregori. Psiquiatra Centro de Salud Mental de Tetuán (Madrid).]

 (Artículo publicado originalmente dentro del libro Psicoterapia y rehabilitación de pacientes con psicosis –Editorial Grupo 5, Madrid, 2011. ISBN:  978-84-938948-8-7,obra coordinada por Mariano Hernández Monsalve y María Pilar Nieto Degregori, con la participación  de Isabel Blasco Fernández, Mercedes Chico del Río, Antonio Tarí García, Carmen Ferrer Dufol y Eva María Muñiz Giner).

El objetivo de este artículo es centrar la atención en un aspecto del trabajo de los equipos terapéuticos que suele pasarnos desapercibido o no ser suficientemente tenido en cuenta aunque sea de vital importancia.

 Me refiero a la organización del trabajo del equipo terapéutico en lo que concierne al cuidado de las personas psicóticas y digo cuidado porque me quiero referir a la actividad de cuidar tal como la define Racamier, es decir, como “una preocupación, un conjunto de métodos, una organización del trabajo destinada, en primer lugar, a preservar, y si es posible a reforzar, a lo largo de los días, las capacidades sanas potenciales, siempre presentes pero siempre batiéndose en retirada y frecuentemente escondidas, en las personas con estos padecimientos” (1).

Esta función se ha definido de diferentes formas. Por ejemplo, para García Badaracco se trata de “hacerse cargo del paciente” o de “tomar a cargo al paciente” (2). Hochmann se refiere a ella como “un tratamiento a través de la realidad compartida” (3).

Las denominaciones pueden ser más o menos diversas pero los autores que cito y muchos otros, coinciden en que esta función del cuidado de las personas con patología mental grave es primordial y debe ser realizada por un equipo, en palabras de Racamier, “que hará de embajador de la realidad”. Y ser embajadores de la realidad significará convertirnos, para las personas con quienes trabajamos, en objetos/sujetos lo suficientemente disponibles y, a la vez, lo bastante discretos.

Racamier plantea que “una de las funciones, humilde pero esencial, de cualquier proceso de cuidado consiste no solamente en revalorizar de todas las formas posibles la vida psíquica y las fuerzas inconfesadas que estas personas poseen sino también en tratar de despertarlas a los más pequeños placeres de la vida”. Hay que tener presente que los momentos placenteros no abundan precisamente en la vida de estas personas y que, por ejemplo, el hecho de salir de su aislamiento y de poder relacionarse con otros de forma no dolorosa en el contexto del tratamiento puede proporcionarles satisfacciones significativas. En este sentido, nuestra presencia deberá ser estable y disponible pero nunca asfixiante.

La realización de nuestro trabajo debe llevarse a cabo en un clima lo suficientemente estable para delimitar un espacio en cuyo interior cada uno de los profesionales, con sus técnicas y objetivos de trabajo específicos, además de con sus características personales y desde el lugar profesional que ocupen, pueda favorecer en los pacientes su capacidad de tejer nuevas relaciones que permitan la instauración y el mantenimiento de un proceso terapéutico.

El psicótico reniega de la realidad y lo hace porque “paradójicamente no puede abstraerse de ella, no puede aceptar su relativización. Una vez pasada la fase de perplejidad que precede al delirio, no hay lugar para juegos de sombras y de luz, es decir, no hay lugar para las dudas” (3).

García Badaracco plantea que este tipo de patología se basa en lo que denomina “carencia de recursos yoicos” o “falta de la confianza básica” y que son estos déficit estructurales del ‘yo’ los que impiden a las personas afectadas de enfermedades mentales graves enfrentar la realidad, tanto interna como externa, y desarrollar un mínimo de seguridad en su relación con quienes les rodean. Las características de las enfermedades mentales graves, hace hincapié este autor, se manifiestan más en la relación con los otros (familia, medio social y espacios terapéuticos) que en la forma de un “conflicto” interno, como sería en el caso de padecimientos neuróticos.

De esta forma la enfermedad mental de una persona aparece como un tipo de funcionamiento mental “condicionado en gran parte por otras personas” que tienen sobre ella el “poder de accionar y de producir efectos perturbadores” que le impiden funcionar con autonomía (4). Esas “otras” personas pueden activar los efectos perturbadores desde el mundo real o pueden hacerlo desde una “presencia” en el mundo interno del paciente.

El concepto de ‘duelo’ cobra para estos enfermos una dimensión nueva. Con frecuencia suelen olvidarse los procesos de duelo específicos que tienen que vivir las personas que sufren una enfermedad mental grave. Así, cuando se habla del duelo solemos tender a pensar exclusivamente en las vivencias de pérdida de familiares o personas cercanas que hayan podido padecer a lo largo de su vida sin tener presente que la primera pérdida es la ocasionada por el padecimiento de la enfermedad mental. Si los delirios de grandeza o las alucinaciones pueden surgir de una herida profunda en la autoestima de los pacientes, de la misma forma el pensamiento omnipotente y megalomaníaco o los trastornos de la percepción pueden ser esfuerzos del paciente para contrarrestar sus heridas narcisistas. Todos estos síntomas no dejan de ser formas de mitigar el dolor que ocasiona la propia enfermedad mental. Y es esta pérdida por sentirse enfermo la que tendrá que convertirse en uno de los objetos de nuestro trabajo para poder facilitar la elaboración de ese duelo.

No deberíamos olvidar que una manera de entender la psicopatología desde una concepción psicodinámica, además de tener en cuenta toda una multiplicidad de factores biológicos, psicológicos y sociales, es que surge como consecuencia de una intolerancia frente al dolor mental que origina el contacto con la realidad, con lo que se tiende a huir de este dolor mediante diferentes recursos defensivos: negación de la realidad tanto externa como interna, manejo omnipotente de las relaciones objetales, aspectos transferenciales de tipo simbiótico, más primitivos éstos cuanto más acusada sea esa intolerancia (5) y más grave el padecimiento.

Volviendo a los equipos terapéuticos, entiendo que los diferentes dispositivos (Hospitales de día, Centros de rehabilitación psicosocial, Centros de día, Comunidades terapéuticas, etc.) en los que trabajamos con personas que padecen enfermedades mentales graves, además de sus condiciones específicas de trabajo, tienen como objetivo común la creación de ese espacio de relación e intercambio que permita a los pacientes dar forma a una nueva calidad relacional (4). Hago hincapié en este aspecto de intercambio, porque me parece un elemento fundamental del cuidado al que vengo refiriéndome, y porque ese intercambio de relaciones formará parte sustancial del proceso terapéutico de las personas enfermas y también de los procesos por los que todos los equipos terapéuticos transitan por el hecho de constituirse en un equipo.

Es esencial que, partiendo de la proximidad empática que necesitamos crear y conservar con los pacientes, podamos pensar nuestro trabajo con la distancia suficiente para mantener vínculos de interdependencia recíproca sana que nos permita trabajar desde ese lugar compartido en el rescate que el paciente necesita para poder salir de su situación de extravío.

Para García Badaracco, las interdependencias recíprocas pueden ser de dos tipos: normogénicas y enfermantes y/o enloquecedoras.

Las interdependencias recíprocas normogénicas son inherentes a la condición humana y es en ellas donde se configura nuestra identidad a través de los procesos de identificación: “los otros en nosotros” (6). El conjunto interactuante de esos procesos con nuestras propias capacidades constituirán los recursos ‘yoicos’ genuinos.

Sin embargo, también conservamos experiencias de interdependencias traumáticas, patógenas, que pueden generar un círculo vicioso de relaciones fijas o psicotizantes que impidan o dificulten gravemente la creación de nuevos vínculos.

Se podría producir, de esta manera, una distorsión o detención del desarrollo por la persistencia de formas de relación objetales internas que impregnen las nuevas relaciones. El problema se agrava porque estos periodos distorsionadores del desarrollo tienden a actualizarse y a repetirse favoreciendo una tendencia a configurar relaciones enfermas y enfermantes (4).

Hay que tener en cuenta que, cuando los vínculos patógenos se mantienen, esto ocurre por una estrategia defensiva, es decir, porque, a través de ellos, se intenta evitar toda una serie de vivencias muy penosas como el desamparo, la inseguridad, la desprotección o el duelo.

Los que conformamos un equipo terapéutico debemos ser capaces de crear ese espacio de relaciónintermediarioen el que la persona que sufre pueda poner a prueba su funcionamiento mental, es decir, se trataría de un espacio que sirviera de paraexcitación entre el paciente y el mundo exterior, un espacio en el que fueran posibles las luces y las sombras. De alguna forma, los miembros del equipo tendrían que configurarse como unos “otros nuevos” que favorecieran un proceso distinto a “aquellos otros” que generaron sus interdependencias patógenas.

Por todo ello, para los pacientes que atendemos es imprescindible disponer de un contexto vital que haga posible la actualización positiva de toda una serie de experiencias esenciales que les permita iniciar, mantener y asentar el proceso terapéutico, entendiendo por proceso toda la sucesión de cambios en dirección hacia la salida de su difícil situación. Estos cambios pueden tener diversas y variadas formas de presentación pero irán por el buen camino si mantienen una coherencia interna y un sentido progresivo. Sin embargo, no podemos entenderlos ni esperarlos como cambios lineales (un paso detrás de otro hacia la salida del túnel), sino como la integración de sucesivos momentos de descompensación y compensación, desestructuración y reestructuración, hacia adelante y hacia atrás, integración que favorezca una trasformación más o menos profunda del funcionamiento mental de estas personas.

Entendido así, el proceso terapéutico no se circunscribirá únicamente al ámbito de la relación “psicoterapéutica”, ya sea ésta individual o grupal, y los miembros de los equipos terapéuticos se convertirán en agentes importantes de cambio al ser los protagonistas principales de la creación y mantenimiento del contexto vital señalado.

El termino “vértice psicoanalítico” de Bion (7) es un termino relacional que se refiere a la capacidad de entender los diferentes puntos de vista que tenemos o nos construimos cada uno de los miembros del equipo terapéutico a propósito de las personas a las que atendemos así como los puntos de vista que ellas puedan tener sobre nosotros. Este punto de vista de integración de todas las miradas puede ayudarnos a situar el potencial del equipo en un sentido creativo.

En cuanto a la constitución de los equipos terapéuticos, ésta se puede y debe analizar desde diferentes ópticas complementarias: la primera se refiere a los miembros del equipo en donde, al margen de su tarea, las personalidades de cada uno interactúan entre sí y constituyen una matriz grupal; la segunda, la conforman los lazos relacionales en la tríada paciente-familia-equipo y la tercera, el nivel de la relación institución-equipoterapéutico(8). Me voy a centrar exclusivamente en el concepto de matriz grupal que he señalado.

El equipo terapéutico se estructura como un grupo operativo. En palabras de Pichon-Rivière como “un conjunto de personas con un objetivo común que intenta abordar esa tarea interviniendo como equipo” (9).

Tenemos que comprender que, en nuestro caso, la tarea consiste tanto en el tratamiento de las personas con trastorno mental grave como en el acompañamiento y el trato con ellas. El factor humano cobra, así, una importancia primordial ya que se constituye en “el instrumento de todos los instrumentos” (10).

José Bleger añade que, cuando se forma parte de un equipo terapéutico con una tarea específica a realizar o de un equipo organizado como grupo terapéutico, “se debe lograr una integración de las personalidades de los seres humanos que en ella intervienen” y esta integración abarca tanto las funciones instrumentales (yo) como las normativas (super-yo). Integración difícil pero absolutamente imprescindible.

Para Bleger, en todo grupo u organización existe una matriz básica que él denomina “sociabilidad sincrética” y que agrupa una serie de aspectos que tienen que ver con las partes desestructuradas e indiferenciadas de los miembros del grupo. Se trata de los aspectos más primitivos y menos elaborados. Bion describe con el término “valencia” (11) la existencia de un factor cohesivo espontáneo, fundado en las necesidades básicas que se originan en los niveles regresivos profundos de la persona y que da lugar a la unión de los individuos que originan ese grupo.

Cuando se constituye un equipo terapéutico no es del todo cierto que ésa sea la primera experiencia grupal de sus miembros puesto que “cada uno de ellos ha vivido ya una experiencia grupal con su propia familia de origen” (12). Ese es el grupo que cada miembro lleva incorporado en su mundo interno y que incluirá indefectiblemente en cada relación, especialmente cuando forme parte de un equipo.

En los equipos terapéuticos, como en todo grupo, aparecerán entonces una serie de fenómenos que tendrán tendencia a actuarse cuando no se pueden elaborar, como la aparición de fenómenos primitivos: las reacciones de celos, envidias o rivalidades. En consecuencia, para la consolidación de un grupo con capacidad de intervenir terapéuticamente se necesitará como condición sine qua non la elaboración de los diversos fenómenos grupales, por ejemplo, de la fantasía de idealización del grupo que Bion denomina “estructura mesiánica del grupo” y que suele aparecer en los inicios de la formación de los grupos. Esta fantasía da paso a otras distintas como la del perseguidor exterior o la del perseguidor interno (chivo expiatorio). Son formas distorsionadas de intentar evitar los conflictos inherentes al grupo.

El equipo terapéutico corre el riesgo de organizarse como un grupo donde predominen los procesos más primarios y desorganizados y donde los aspectos indiferenciados e indiscriminados sean compartidos por todos los miembros del grupo porque, a la vez, se trata de aspectos ocultos e inconscientes para ellos mismos.

En la capacidad de elaboración del equipo terapéutico se encuentra la posibilidad de que el equipo se estructure de una manera diferente, de tal forma que se permita y facilite el intercambio de los diferentes conocimientos que aporta cada miembro del grupo, el refuerzo de la coherencia e identidad de cada uno, el respeto a sus diversos marcos de referencia y aspectos tales como que cada uno asuma una tarea y se responsabilice a todos los efectos de la misma.

La elaboración del equipo como grupo, aunque difícil, es posible, pero para ello se debe disponer del tiempo suficiente para la reflexión y el planteamiento de los conflictos que surgen, e insisto que entiendo por elaborar la capacidad de detectar en qué problema estamos situados en cada momento, de poder nombrarlo y de darle un valor en el funcionamiento mental de cada uno, es decir, que cada uno entienda el valor o importancia que cada asunto tiene realmente para él y pueda así compartirlo. Solo así podrá realizarse un trabajo fructífero y creativo en el equipo.

Por otra parte, en el trabajo que los miembros de los equipos tienen que llevar a cabo día tras día surgen una serie de fenómenos de los que he entresacado algunos que, a mi modo de ver, suelen ser los más frecuentes. Me refiero a “los fantasmas de invasión, de vaciamiento y de reducción al absurdo” (3).

Estos fantasmas surgen del encuentro entre los miembros del equipo y los pacientes, entre las estructuras mentales de unos y de otros. Las situaciones afectivas intensas que se producen en esa relación se transforman en fantasma cuando no se pueden elaborar, es decir cuando no llegamos a saber lo que significamos en cada momento para los pacientes y lo que ellos despiertan en nosotros. Estamos hablando de procesos que se recorren inevitablemente, seamos o no conscientes de ellos.

Los miembros del equipo se sentirán invadidos en determinados momentos. No hay que olvidar la tendencia habitual en este tipo de pacientes a establecer relaciones simbióticas con quienes les rodean. Y, como la reacción de los equipos terapéuticos suele ser defensiva ante las dificultades (igual que en cualquier grupo humano), se suelen presentar diferentes actitudes de respuesta posibles, entre las que destacaría el aislamiento, el activismo, que, a su vez, puede tomar distintas formas (activismo social, farmacológico, psicoanalítico, etc.) y otro mecanismo defensivo como el fantasma de la institución ideal, que es un momento de ilusión del equipo terapéutico en el que parece que no existen los problemas y que no hay diferencia alguna entre sus miembros.

Por la vertiente contraria a la institución ideal, el sentimiento de vaciamiento suele aparecer en los equipos y se asocia generalmente con una vivencia fuerte de agotamiento, una sensación de incapacidad para poder conseguir llevar a cabo el trabajo.

La reducción al absurdo (el sentimiento de que nuestro trabajo es absurdo y que carece de sentido) puede provenir, entre otros aspectos, de que asumimos inconscientemente el dolor, el desamparo y el miedo de los pacientes hasta un punto que nos sobrepasa, lo que nos lleva a “un verdadero anonadamiento del pensamiento” (3), es decir, a la imposibilidad de poder pensar (tejer pensamientos) con respecto a ciertos pacientes (los más complicados en cada momento), que suelen ser quienes más ponen a prueba nuestra omnipotencia desde su propia omnipotencia. La única salida es que podamos aceptar que nuestro trabajo no desembocará necesariamente en el éxito absoluto para alegrarnos de las pequeñas mejoras en la calidad de vida de los pacientes.

Es necesario, sin embargo, insistir en dos aspectos: el primero, que, al hablar de fantasmas de invasión, de vaciamiento y de reducción al absurdo, formas de sentirnos que reaparecen una y otra vez, y de los movimientos defensivos que “el tratamiento por la realidad compartida” conlleva, hay que entender que no se habla de errores a evitar sino de elementos del proceso de acompañamiento, que surgirán inevitablemente.

Como segundo punto, que, además, dicho tratamiento reside entre otros aspectos, y muy esencialmente, en el discernimiento, el análisis o la aclaración de las emociones que estos procesos despiertan en los implicados en esa tarea, tanto en los terapeutas como en las personas con patología mental grave.

Para Hochman, el interés de la realidad compartida, y esta es otra aclaración fundamental, reside sobre todo en su ausencia, es decir, en que nuestra presencia debe ser parcial, como ya he mencionado al principio, nunca invasiva. Tenemos que tener en cuenta los ritmos presencia-ausencia, dentro-fuera y las frustraciones que estos ritmos entrañan para las personas con padecimientos mentales graves y que, sin embargo, son imprescindibles para la movilización de la actividad psíquica del paciente hacia unas nuevas relaciones menos enfermas.

Todas estas reflexiones nos llevan a la conclusión de que la acción terapéutica debe inscribirse en un encuadre espacio-temporal preciso. El cuidado no puede convertirse en una actividad anárquica que dependa de la buena voluntad de los terapeutas o de su mayor o menor disponibilidad hacia la demanda o ausencia de demanda de los pacientes. Se define según horarios y lugares determinados que permitan aparecer al cuidador de una forma específica, recortada sobre el fondo mas general de la existencia de las personas con las que trabajamos, afectas de enfermedad mental grave.

Bleger nos plantea que el encuadre se entiende como “un conjunto de reglas que definen y delimitan un campo de acción, creando un terreno de observación. Cumple la función de modelar las ansiedades más primitivas (psicóticas) de los pacientes y las angustias de los terapeutas o del equipo” (10). Define dos tipos de encuadre: explicito e implícito y ambos tienen como constantes un límite espacial, un límite temporal, los roles del equipo y los elementos técnicos que utilicemos como herramientas terapéuticas.

Para los pacientes el encuadre es variable por necesidad (encuadre explicito o acuerdo básico con los pacientes sobre horarios, actividades a las que asisten, etc.) Seremos los miembros del equipo quienes tengamos un concepto estable del encuadre (encuadre implícito). Este aspecto a veces puede confundirnos porque cuesta entender que lo exige nuestro marco de trabajo y que no es un desastre que los pacientes puedan necesitar flexibilidad (aunque llegue a ser molesta) y que la estabilidad del conjunto es responsabilidad del equipo.

El mantenimiento por parte de equipo terapéutico de las constantes del encuadre permitirá fijar límites al esquema corporal del paciente, facilitando un núcleo fundamental de identificación y permitiendo que se depositen elementos desorganizantes primitivos, es decir, generando el sustrato que facilite al paciente el reconocimiento del mundo externo y la discriminación yo/no-yo. Sin el encuadre así entendido no es posible la creación y el mantenimiento del clima terapéutico necesario para poder poner en marcha un proceso terapéutico.

Quiero insistir en que, para las personas con enfermedades mentales graves, el encuadre explícito tiene que ser flexible. Cuanto más grave sea la enfermedad mental mayor flexibilidad deberemos ofrecer ya que mayores serán las dificultades que estas personas tengan para poder acudir y continuar el tiempo necesario asistiendo a nuestros dispositivos.

El concepto de “virtualidad sana”,desarrollado por García Badaracco, se entiende no solo por los aspectos neuróticos presentes en todo cuadro psicótico sino, y muy especialmente, como un potencial a partir del cual se van a poder desarrollar “recursos yoicos nuevos” que posibiliten un proceso de desarrollo de recursos yoicos genuinos hacia la salida de las interdependencias patógenas en las que la persona enferma se encuentra atrapada.

Y esta tarea no puede ser abarcada de ninguna manera solo a través de experiencias terapéuticas bipersonales.La idea de “los otros en nosotros” está orientada a que la relación con otras personas pueda crear en los pacientes la movilización de sus estructuras internas, inmóviles y fijas. García Badaracco ha llegado a este planteamiento desde su trabajo en los grupos multifamiliares (padres, familiares, terapeutas y pacientes) entendiéndolo como el motor fundamental de un proceso terapéutico de estas características. Y es esa imagen la me lleva a sostener la necesidad de un equipo porque ante los miembros del equipo el paciente puede encontrar la diversidad imprescindible para una movilización tan compleja. El trabajo en equipo con estas personas es más una necesidad que una elección.

En cualquier caso, no deberíamos nunca olvidar aquel axioma de Gabbard (13) que dice que son mayores las similitudes que las diferencias entre los miembros de un equipo y sus pacientes.

 

NOTAS:

  1. Racamier, P.C. “Los esquizofrénicos”. Editorial Biblioteca Nueva. Madrid (1983).
  1. García Badaracco, J.E. “Comunidad terapéutica psicoanalítica de estructura multifamiliar”. Tecnipublicaciones S.A. Madrid (1990).
  1. Hochmann, J. “L’institution mentale: du role de la theorie dans les soins psychiatriques desintitutionalisés”. L’informatión psychiatrique, vol.58,8, 985-991 (1982).
  1. García Badaracco, J.E. “Psicoanálisis multifamiliar: una teoría del enfermar y la cura”. Paidos. Buenos Aires (2000).
  1. Pérez Sánchez, A. “Prácticas psicoterapéuticas: psicoanálisis aplicado a la asistencia pública”. Paidos Ibérica (1996).
  1. García Badaracco, J.E. (2000). “Psicoanálisis multifamiliar: los otros en nosotros y el descubrimiento del sí-mismo”. Paidos. Buenos Aires (2000).
  1. Bion, W.R. “Experiencias en grupos”. Editorial Paidos. Buenos Aires (1980).
  1. Mascaró Masri, N. “El trabajo en equipo”. Avances en salud mental relacional, vol. 1, num. 3 – Nov. 2002.
  1. Pichon-Riviére, E. “El proceso grupal I y II. Del psicoanálisis a la psicología social”. Nueva Visión. Buenos Aires (2003).
  1. Bleger, José. “Temas de psicología (entrevista y grupos)” Editorial Nueva Vision. Buenos Aires. (1985).
  1. Bion, W.R. “Volviendo a pensar”. Ediciones Hormé. Buenos Aires (1965).
  1. López-Atienza, J.L. VII Jornadas nacionales de Hospitales de día y centros de día Madrid (1989).
  1. Gabbard, G.O. “Psiquiatría psicodinámica en la práctica clínica”. Editorial Panamericana. Madrid (2002).
This entry was posted in Boletines, Contenidos, Otras. Bookmark the permalink.

2 Responses to Colaboraciones: El equipo terapéutico en patologías mentales graves

  1. Hola
    Mi nombre es Jesús Salomón Martínez, soy psiquiatra y estoy trabajando en esa “línea” que desarrollas en tu artículo, que me ha parecido muy interesante, completo y “ayudante”, realizo un grupo de Terapia Multifamiliar en la USMC de Marbella, desde hace 5 años.
    Soy gran seguidor de Racamier y sobre todo de Jorge García Badaracco, de hecho, para noviembre de este año, junto con Hernán Simonds (su mano derecha y bibliografo), vamos a presentar un libro en Málaga y aprovecho para invitados.

    Es una alegría, encontrar personas, que trabajan la psicosis de esa manera

    un saludo

  2. Hernán D. Simond says:

    Querida Pilar: He leído con emoción tu artículo sobre la obra de Jorge y sus articulaciones, y me alegra ver cómo tus conclusiones coinciden con las del maestro. Hay un artículo que he escrito y podría serte útil: http://www.academia.edu/1763721/El_Esquema_de_Articulaciones_de_Jorge_Garcia_Badaracco_y_su_relacion_con_el_esquema_reversible_de_la_mente
    Además, noto que el artículo que citas como: “Psicoanálisis Multifamiliar, una teoría del enfermar y del curar”, no es de García Badaracco, sino del Lic. Domingo Boari (http://cpsea.org/inicio/images/stories/Toeoria_%20Ps_Multifamiliar.pdf)
    Un fuerte abrazo

    Hernán.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s